22 de enero de 2010

QUISIERA SER COMO TÚ




Quisiera ser como tú y que no me importaran los recuerdos, tener tan acorazado el corazón que las caricias no lograran sentirse y mucho menos anidar tibiezas sobre la piel y el alma

Poder sacudirme los besos como arena en los pies, y que fueran solo besos, y que fueran solo nada, y los deseos extinguidos sobre sabanas de algodón fueran solo pelusas que al tender la cama por la mañana salieran flotando por la ventana

Quisiera ser así de simple, así de “normal”, y que tu sexo solo fuera manjar, y que tu ternura fuera solo simpleza y no pretexto para descubrirte nuevos poros en la piel que se sonrojen al andar de mis dedos, no ser capaz de envolverme con el aroma de tu deseo cuando emana tu corazón humedades entre tus piernas, y saber que destilas amor, y saber que es más que sexo, más que arrumacos febriles que como adolecentes consumimos en el sillón de la sala, en la mesa del comedor, en mitad de las escales, en tu cama, en el baño mientras la ducha resbala sus lagrimas que bebo sobre tu piel, que fuera más que eso, que fuera todo eso y mas

Quisiera ser como tú y tener valor para olvidar, o más bien no tener nada que desear recordar, que no hubiera cuatro letras retumbando al decir tu nombre, que no fuera tu mirada el portal por donde encontré lo que debajo de tu armadura se escondía, que no fuera tu mano la que extraño dentro de la mía cada vez que el viento me golpea la piel, y seca las ausencias húmedas que sobre mi cara van dejando surcos.

Quisiera ser como tú y ser “normal” y no ser cursi, y no ser quien te ama, y no saber que lo hice y que te encontré cuando no buscaba a nadie, y que me miraste como miras a todos;

y no saber de madrugadas recorriéndote la espalda, y no haber probado nunca un solo poro de tu piel y que tus labios fueran solo labios, sin mañanas, sin cuatro letras, sin mi nombre escapándose entre gemidos;

Que tus muslos fueran solo pasos que te alejan y te acercan a mí, a otros, a la nada, y que no fueran esos imponentes portones que resguardan el templo que adore cada vez que la obscuridad caía sobre tu cama y que alumbrabas mis caricias con el fuego de tus deseos

quisiera ser como tú y no tener nada que decir, que no guardara mi memoria un solo latido a tu lado, y no seguir con las manos llenas de tu piel y el corazón lleno de lo que siento por ti, der como tú y no tener nada que sentir por ti




5 comentarios:

Heartless vamp dijo...

quiza exita alguien que piense quiesiera ser como ella, nunca dudes que hay un corazon latiendo por ti :) te quiero nomito

crash dijo...

Si tu pudieras hacerlo, no serías lo maravilloso de tu ser...
serías alguién imposible de amar...
tendría que inventar su propia historia

Anónimo dijo...

si fueras como ella no estaría leyéndote estas letras ni todas las que has escrito,
si fueras como ella el amor tendría un soldado menos y yo muchos suspiros sin haber nacido,
si fueras como ella, ella no tendría a alguien que la ame como tu le amas
y aunque no lo vea ahora, algún día lo vera y sabrá que de verdad la amaste
si fueras como ella,simplemente no serias como dicen allá arriba un ser maravilloso

te quiero mi Cid

Anónimo dijo...

eroticamente triste, pero cierto lo que dicen arriba,y fortuna que no seas asi

RDALLO dijo...

MUY SENTIDO SR. MAGNIFICO ESCRITO... COMO SIEMPRE MUESTRA EL ALMA, SE DESBORDA DE PASION, AUN CUANDO EL CONTENIDO HABLA DE ANHELOS... DE HECHOS QUE NO FUERON... PIENSO QUE ES BUENO SR. MIRAR A LOS LADOS, TAL VEZ AHI ESTA LO QUE BUSCA...
SALUDOS AMIGO RUY.

Publicar un comentario

COPY WHAT?

Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.